¿Qué hago con mis emociones?

 

Una emoción no causa dolor. La resistencia o supresión de una emoción causa dolor (Frederick Dodson)

 

Cuando aceptamos las emociones tal y como son, nuestro nivel de ansiedad y de estrés emocional desciende.

Este es el camino hacia el bienestar personal.

 

¿PARA QUÉ Y POR QUÉ ES IMPORTANTE CONOCER TU PARTE EMOCIONAL?

 

La emoción es inherente a la vida, a nuestra vida también. A veces sobreviene como una descarga, a veces son percepciones ligeras y sutiles, y siempre están ahí.

Tienen un propósito en nuestra vida, por eso existen. Nuestra ignorancia emocional hace que nos las queramos quitar de encima cuando duelen...¡¡Y duelen!!

Es como las muelas del juicio; siempre tuvieron un propósito biológico y, como molestan, se inflaman y duelen, nos las quitamos.

 

Sí, así es; las emociones tienen un propósito crucial en nuestras vidas:

  1. Actúan como una puerta directa para la comprensión del entorno y el crecimiento personal.
  2. Nos avisan si estamos o no en equilibrio.
  3. Nos informan qué camino tomar en nuestras vidas. Las decisiones conscientes o inconscientes son tomadas a partir de las emociones.
  4. Contienen energía, actuando como combustible para llevar a cabo nuestros objetivos de vida.

 

Siempre te están avisando lo que sucede en TIEMPO PRESENTE Y REAL;  sin embargo, están siendo influenciadas por eventos o situaciones pasadas. Generalmente, de forma inconsciente, vivimos el pasado en el presente. Cuando un hecho nos ha afectado emocionalmente en el pasado, continuaremos manteniendo la misma emoción en el presente. Por esto, nos trae información que nos apoya en el cambio.

Fíjate que si de pequeñ@ sentiste miedo de los perros, bien porque tuviste una mala experiencia o porque en tu familia este animal era temido, en el presente podrás reaccionar con la misma emoción cuando escuches su ladrido o te lo encuentres enfrente.

Esta emoción te avisa de una información que hay guardada en tu cerebro que se lee como "los perros son peligrosos", una información que no está actualizada, que está caduca. En la actualidad dispones de otros recursos y herramientas para entender que No todos los perros son peligrosos, ¿verdad?

Entonces necesitas actualizar la  información que hay en ti de forma consciente sosteniendo esta emoción anclada en el pasado, como si de un niño temeroso se tratara.

 

Interesante, verdad? 

 

¿Entonces para que esperar un desborde emocional para comenzar a indagar sobre nosotros mismos con respecto a nuestras emociones?

¿Por lo general, qué es lo hacemos cuando esto sucede?

Solemos colocar armaduras imaginarias de supuesta “fortaleza”, evitando, reprimiendo el sentir, controlando y escondiendo al punto de la auto manipulación emocional; fenómeno que surge en automático; podríamos decir que es algo inconsciente y cuando llega  no sabemos cómo gestionar.

¿Te ha sucedido esto alguna vez? ¿Quizá te has visto alguna vez reaccionando de la misma forma ante estímulos parecidos y diciendo "soy asi"? Sea la ira, la frustración, la tristeza, el miedo están respondiendo a momentos cristalizadas en ti de situaciones pasadas.

 

 

La buena noticia es que hoy día existen muchas técnicas que permiten identificar, experimentar, explicar, dar sentido, y trascender las emociones; pero ojo; esto, va más allá de creer pensar solo en positivo, esforzándose por NO sentir realmente lo que se está experimentando en tiempo real.

Aplicando ciertos tips desarrollarás, progresivamente, habilidades concretas para acceder a la información y el significado que contienen en sí mismas tus propias emociones.

Como todo es un proceso; día a día comenzarás a experimentar una vida ligera;  serás tú mism@ quien trascienda tus propias emociones; desarrollarás la facultad de observar neutralmente y sin desborde o dramas, cada desafío  que se presenten en tu día a día.

 

Conocer tu parte emocional y su funcionamiento es madurar

 

“Si no cambias de dirección, puedes terminar justo donde has comenzado.” Lao Tzu

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               

La capacidad de darse cuenta, aceptar fácilmente y gestionar los sentimientos en uno mismo (y a veces en otros) se conoce como la habilidad de manejo de emociones.Muy simplemente, las habilidades de manejo de emociones se refieren a la capacidad de conocer y contener tus propias emociones.

Para desarrollar las habilidades de manejo de las emociones, estar abierto a los pensamientos y sentimientos de uno no es suficiente.Es necesario introducir la figura del observador neutro   para no personalizar y poder entender que nueva información te está trasmitiendo eso que ocurre o que sientes.Esto es importante porque de esta forma evitaremos estallidos reactivos hacia el exterior o hacia ti mism@.

Imagínate en una de esas situaciones en las que has estado trabajando duro durante semanas para descubrir que el proyecto ha sido cancelado, o cuando se te asignan muchas nuevas tareas mientras ya estás abrumad@ por el trabajo, o en la más común donde tu pareja te habla en tono insultante o provocador.Situaciones estresantes como éstas pueden estar a la orden del día, ¿verdad?

La verdadera pregunta es, ¿cómo reaccionas ante situaciones tan estresantes?¿Qué pasa si le devuelves el grito a tu pareja, tienes un acceso de ira en tu trabajo por el proyecto cancelado o sales corriendo cuando estás sobrepasado?Si alguna de tus respuestas a estas preguntas fuera que es tu forma habitual de comportarte, me animaría a sugerirte que estás en piloto automático, secuestrad@ por la emoción.

Seguro que te gustaría cambiar ese compòrtamiento por alguno que te permitiera entenderte mejor y tomar una decisión más armónica contigo mism@ y con la situación, aunque esta fuera decir "NO". Conocerte para acceder a entender la información que te trae esa emoción es clave para el anterior objetivo.

 

¿Cómo puedo empezar a entenderme?

 

Te sugiero tres pasos que puedes empezar ya mismo:

 

  • ParaPara cualquier cosa que estés haciendo y busca un momento y un espacio de soledad. Este puede ser el paso más difícil de los tres pasos porque necesita una fuerza de voluntad muy fuerte.La próxima vez que sus emociones sean tan fuertes que te sientas secuestrado por ellas y sientas un fuerte impulso de tomar una acción de la que más tarde te podrás arrepentir, ¡deténte allí y siente! No es momento de hacer.

 

  • Siente.  Ahora que has terminado con la parte más difícil, te vas a centrar en sentir esa emoción.Siente de dónde viene, en qué parte de tu cuerpo está alojada, cómo lo sientes. Y déjale un espacio  para que se exprese como venga, quizá un dolor, una opresión, un desborde. Permítelo hasta que la emoción baje de intensidad. Sin disminuir la intensidad de tus emociones, es posible que no puedas pensar con claridad y racionalidad. Y, aún menos, entender para qué está ahí.

 

  • ProcesaAhora estarás en una mejor posición para reflexionar y procesar la información que te está aportando la emoción. Puedes dejar un espacio para que te llegue la información y decidiren otro momento la próxima acción a realizar. Identifica la emoción que sientes.Una vez que hayas identificado qué es exactamente lo que estás sintiendo, piensa en su origen y descubre por qué se siente así.Una vez que tengas las respuestas a ambas preguntas frente a ti, podrás decidir cuál es acción más coherente parta ti en ese momento, teniendo en cuenta tus objetivos finales y tus valores personales.

 

Te animo a comenzar ya mismo con estos pasos y, sobre todo, a familiarizarte con el proceso ara ir integrándolo en tu día a día. Recuerda que la emoción es inherente a la vida humana.

Comparte esta noticia en tus redes